Mercado laboral juvenil y políticas de empleo

by

Los datos muestran una leve mejoría en el mercado laboral juvenil

Los datos correspondientes al último trimestre de 2014 parecen mostrar un cambio de tendencia en el mercado de trabajo español. Después de 6 años continuados de pérdida de empleo, la ocupación aumentó en más de 200 mil puestos de trabajo, respecto al año anterior. En este post, me gustaría referirme a lo que le ha ocurrido a la población joven (entre 16 y 29 años).

La tasa de empleo aumentó en 0,6 puntos, alcanzando un 35,2%, y la tasa de paro disminuyó en casi 2 puntos, situándose en un 39,7%. Son datos positivos. Sin embargo, analizando las cifras en valores absolutos, vemos que la explicación de este dato recae en la reducción de la población activa. En el gráfico podemos observar la caída en la población joven a lo largo del periodo considerado. No se trata de un fenómeno nuevo, puesto que refleja el proceso de envejecimiento de la población bien conocido en Europa. Sin embargo, dicha reducción en la población joven se acelera a partir de 2009, probablemente como consecuencia de un incremento de la emigración hacia países con mejores perspectivas económicas.
.

Evolución de la población entre 16 y 29 años según su situación en el mercado de trabajo. En millones. 2005-2014

Evolución de la población entre 16 y 29 años según su situación en el mercado de trabajo. En millones. 2005-2014

Fuente: EPA.

La caída de la población activa viene motivada principalmente por el descenso en el número de parados (208 mil personas), pero también disminuye el número de ocupados (26 mil personas). Si comparamos con lo que ocurría en los años anteriores, se trata de la caída más intensa en el desempleo y la más pequeña en la ocupación. Son datos que nos permiten atisbar el fin de la crisis pero, a la vez, la disminución en la población total resulta un dato muy preocupante.

La población residente en España envejece por dos motivos: baja natalidad y aumento de la esperanza de vida. A éstos, ahora se añade un tercero, que es la emigración de la población joven. Este tercer factor es aún más preocupante, porque quienes emigran en mayor medida son los jóvenes con más cualificación. En un post reciente, Antonio Chueca comentaba estos factores e indicaba que, de 2011 a 2014, el descenso en el número de personas menores de 40 años con estudios universitarios casi llegaba a 300 mil.

Las políticas de mercado de trabajo dirigidas a los jóvenes tienen que ser más innovadoras

La emigración de la población más formada complica aún más el problema de cualificación de la población parada. Más de la mitad de nuestros parados jóvenes tienen estudios obligatorios o menos. Necesitamos, por tanto, políticas que se dirijan a colectivos como éste, con graves problemas de empleabilidad. En este contexto surgen programas como la Garantía Juvenil, una iniciativa europea que pretende facilitar el acceso de los jóvenes menores de 25 años al mercado de trabajo. Se dirige a personas que no hayan trabajado (en el último mes) o que no hayan participado ni en acciones educativas o formativas (en los últimos 3 meses y 1 mes, respectivamente). Este programa comprende tanto medidas de formación como de orientación y acompañamiento.

El análisis del desempleo de los jóvenes, de las transiciones de la educación al empleo en España y de las políticas orientadas al mercado de trabajo juvenil es uno de los objetivos del proyecto STYLE, del que hablamos en un post previo. El 4 de diciembre de 2014 tuvo lugar la primera reunión del Consejo Asesor Local (CAL), del que forman parte representantes de los sindicatos mayoritarios (UGT y CCOO), de la federación de empresarios regional (FADE), del Servicio de Empleo del Principado de Asturias y de la Asociación de Jóvenes Empresarios.

En esta primera reunión, a la que no pudieron asistir representantes de los dos últimos organismos, el objetivo era recoger las perspectivas del CAL sobre las principales innovaciones en política de empleo en España, factores que facilitan u obstaculizan la innovación y los efectos esperados de las reformas más recientes

Las principales conclusiones obtenidas fueron que España tiene un bajo nivel de innovación en las políticas del mercado de trabajo, específicamente, en las políticas orientadas a la juventud, aunque, en los últimos años, las políticas del mercado laboral están cada vez más orientadas hacia los jóvenes. Asimismo, se citó como principal innovación los programas piloto regionales de Garantía Juvenil y de Formación Dual que se están llevando a cabo actualmente. Estos programas constituyen una oportunidad para muchos jóvenes y serán objeto de análisis en el proyecto.