La percepción social del deporte femenino

by

Con el fin de ampliar la óptica con la que abordar con mayor rigor el estudio específico de las relaciones entre mujer y deporte, en la encuesta de hábitos deportivos de 2010 se incluyeron nuevos indicadores que permiten ampliar el conocimiento sociológico sobre la percepción que la población general tenía de este tema, así como de las medidas que convendría adoptar para reducir el referido diferencial de práctica deportiva. Puede resultar aparentemente paradójico, pero esa realidad que venimos estudiando y registrando desde hace tres décadas acerca del diferencial de práctica deportiva entre hombres y mujeres no es percibida de una forma mayoritaria por el conjunto de la población. Al preguntar por la percepción de la extensión de la práctica deportiva en España entre mujeres y hombres, casi la mitad de la población (49%) no percibe diferencias cuantitativas entre ambos sexos, aunque un amplio 36% opina que existe una menor práctica femenina (ver gráfico). Incluso un reducido 7% cree que la práctica deportiva está más extendida entre las mujeres, lo que podría deberse a la experiencia que tiene el sector de la población adulta que participa en programas deportivos de mantenimiento especialmente en instalaciones de carácter municipal, en las que efectivamente suele ser más nutrida la presencia de mujeres que de hombres.

¿Diría usted que en la actualidad en España la práctica deportiva está…? En porcentaje. 2010

PII-G06

Fuente: Elaboración Fundación Encuentro a partir de CIS (2010): Estudio 2.833. Hábitos deportivos en España (IV).

De todos modos, existe una correcta percepción de que en las programaciones de carácter deportivo de los medios de comunicación se dedica mucha más atención al deporte masculino que al femenino, pues así lo reconoce el 88% de la población encuestada. Un estudio sobre los contenidos de carácter deportivo en periódicos de información general y deportivos desveló que el 96,3% del espacio estaba dedicado al deporte masculino, frente a un ínfimo 1,4% en el caso del deporte femenino; el restante 2,3% correspondía a noticias sin connotaciones de género. Se trata de una realidad tan abrumadora que no puede pasar inadvertida para la mayoría de la población.

Afortunadamente, los hábitos deportivos no han dejado de extenderse en estos últimos años entre la población femenina, mucho más allá de lo que recogen esos bastiones de masculinidad rancia y futbolera que son algunos de los periódicos estrictamente deportivos, aunque no lo han hecho con la suficiente intensidad como para acercarse más a las tasas de práctica deportiva masculina. Pero, tal como se comprueba al analizar el tiempo libre disponible para actividades de ocio, especialmente deportivo, las mujeres en España sufren la peor parte de las consecuencias de los desajustes entre los horarios laborales, escolares y familiares, de ahí el resultado de la relativamente baja tasa de deporte femenino.

Y en esta dimensión de la realidad social española, la percepción de los motivos que señala el segmento de población que opina que la práctica deportiva está menos extendida entre las mujeres que entre los hombres se encuentra perfectamente alineada con los análisis de los sociólogos: el 32% señala que las mujeres disponen de menos tiempo; el 17% indica la diferencia de cargas familiares; el 13% destaca la costumbre, la tradición y la cultura; y otro 10% apunta como responsable del diferencial de práctica a la educación machista y los roles de género. Un listado de motivos que hay que tener muy en cuenta si se aspira seriamente a diseñar políticas de estímulo del deporte entre la población femenina.

Por lo que se refiere a las políticas de estímulo del deporte de alta competición entre las mujeres, que, como es obvio, también se encuentra muy por detrás de los éxitos recientes del deporte de alta competición masculino, también encontrarían el apoyo de la mayor parte de la población: el 89% considera que se debería fomentar más el deporte de competición entre niñas y chicas jóvenes; el 86% se muestra también de acuerdo con la idea de que se dedique más atención al deporte femenino en los medios de comunicación; el 83% apoyaría que se dieran más ayudas económicas para mujeres deportistas; y otro mayoritario 73% también está a favor de que se fomente la presencia de mujeres en puestos directivos de federaciones y organismos deportivos, lo que refleja una clara percepción de la mayoría de la población de que en la actualidad hay muy pocas mujeres en España en puestos directivos de las organizaciones deportivas de todo tipo.