La familia, la mayor fuente de satisfacción para los españoles

by

Las encuestas del CIS permiten una aproximación más reveladora sobre el papel concedido a la familia que la que se desprende de las preguntas por las expectativas de futuro inmediato y la importancia que se concede a la familia; habría que explorar una tercera cuestión: qué relevancia tiene cada uno de los aspectos de la vida como fuente de satisfacción personal o la relación de la familia con la propia felicidad. En encuestas del CIS en diciembre de 1998, 2006 y 2010 se permitía al encuestado elegir los dos aspectos que le producían mayor satisfacción. La tabla que se adjunta muestra que la familia era el aspecto que más satisfacción producía en la vida de las personas. En plena crisis se ha disparado hasta concentrar el 75,3% de las opiniones. En 1998 y 2006 también era el aspecto más satisfactorio en la vida de los españoles, con porcentajes en torno al 57%.

Evolución de: Hablando de una serie de aspectos de su vida, me gustaría que me dijera cuáles de los siguientes le producen a usted una mayor satisfacción en estos momentos. (Señalar un máximo de dos). En porcentaje. 1998-2010

1998
2006
2010
Su vida familiar
56,8
57,7
75,3
Sus relaciones afectivas
19,5
Su salud o forma física
33,9
33,2
33,0
El tiempo libre de que dispone
21,8
18,8
9,4
Su vivienda
12,9
5,8
Su forma o estilo de vida
18,2
18,7
El trabajo
23,7
16,1
21,2
Su nivel educativo
6,1
4,8
Su situación económica
5,5
4,8
6,8
Su salario
1,9
1,5

Fuente: Elaboración Fundación Encuentro a partir de CIS (1998): Estudio 2.313 Barómetro de diciembre. Expectativas 1999; CIS (2006): Estudio 2.666. Barómetro de diciembre 2006; y CIS (2010): Estudio 2.856. Barómetro de diciembre 2010.

Un 33% de los encuestados consideraba que la salud era el aspecto que más satisfacción producía en su vida, cifra que ha permanecido estable desde 1998 a 2010. Tiempo libre y trabajo han competido por la tercera posición a lo largo de los años. En 1998, el 23,7% creía que era el trabajo que realiza más satisfactorio vitalmente, mientras que un 21,8% pensaba que era el tiempo libre del que se disponía. En 2006, el tiempo libre fue más valorado que el trabajo, con casi tres puntos porcentuales de diferencia. En el contexto de la crisis, la satisfacción con el tiempo libre de que se dispone se derrumba hasta la mitad (9,4%) y la del trabajo continúa en tercer lugar, muy parejo a las relaciones afectivas. Con porcentajes menores le sigue la situación económica (del 4,8% de 2006 al 6,8% de 2010) y, que se reduce a la mitad (del 12,9% de 2006 al 5,8% de 2010), y el nivel educativo (del 6,1% en 2006 al 4,8% de 2010).

En conclusión, en plena crisis económica aumenta en un tercio el porcentaje de ciudadanos para los que la familia es el aspecto más satisfactorio de su vida y se reduce a la mitad los que piensan en el tiempo libre y la vivienda como fuentes de satisfacción.