La escasa importancia social concedida al asociacionismo

by

Al analizar la importancia que conceden los españoles a distintos aspectos desde 2006 hasta 2012 (tabla 7), comprobamos que se han producido cambios a lo largo de los tres años analizados, pero los incrementos sobre todo han reforzado el trabajo, la familia y los amigos, en detrimento de la religión y las asociaciones. El gráfico 6 permite discernir con mayor claridad la posición relativa de las asociaciones, la religión y la política.

Capitulo-4-Tabla-7-Tercer-Sector

Gráfico 6 – ¿Podría decirme qué importancia tienen en su vida los siguientes aspectos? En porcentaje. 2006-2012

Gráfico 6 – ¿Podría decirme qué importancia tienen en su vida los siguientes aspectos? En porcentaje. 2006-2012 - Informe España 2013 - Fundación Encuentro

Nota: Escala de 0 a 10 dónde 0 es “nada importante” y 10 “muy importante”.
Fuente: Elaboración Fundación Encuentro a partir de CIS (2006): Estudio 2.633; CIS (2009): Estudio 2.798; y CIS (2012): Estudio 2.960.

Si las asociaciones son tan poco importantes para la ciudadanía, es evidente que los datos de voluntariado, asociacionismo y donaciones también serán similares. Como se dice, “una pescadilla que se muerde la cola”, que se realimenta en una sociedad donde las actividades colectivas, las cosas hechas con otros y en común no pesan. Cuando algo no se vive, ni se conoce, es evidente que no va a existir como preferencia ni como horizonte al que orientar los pasos.

El asociacionismo no tiene impacto en la vida individual, porque ni siquiera se percibe. La familia es nuestro norte, nuestro lugar de referencia y nuestro apoyo básico, porque no construimos otra alternativa. En buena medida, también es un indicador de falta de madurez o, mejor dicho, de carencia del tejido asociativo español. Y, en este contexto, si no tienes familia ni una red de amigos en la que apoyarte, cuando llegan mal dadas, tampoco encuentras soporte institucional porque el Estado de bienestar brilla por su ausencia. Nuestras formas de solidaridad son tribales, de clan. Aplicando la distinción durkheimiana, nos hemos atascado en una solidaridad orgánica y, además, poco elaborada.

A continuación se ofrece una pequeña muestra del número de voluntarios y de empleados de las organizaciones más relevantes en España, conseguidos a través de sus memorias anuales de 2009 a 2011 (tabla 8).

Capitulo-4-Tabla-8-Tercer-Sector

El número total de voluntarios de las entidades de la muestra ha crecido desde 2009 en 25.539 personas. Sin embargo, este aumento ha sido desigual entre las diferentes organizaciones. El mayor incremento se ha producido en Cruz Roja (20.528), Cáritas (4.565), Asociación Española Contra el Cáncer (600), Manos Unidas (304) y Médicos del Mundo (279). Por el contrario, ha disminuido en Ayuda en Acción (500), Intermón (204) y UNICEF (88). Dado que sólo es una muestra, y no es representativa de la realidad española, hay que comentar los datos con prudencia, pero la impresión que se obtiene es que se están produciendo cambios en las preferencias de los voluntarios.

Capitulo-4-Tabla-9-Tercer-Sector

Respecto al número de empleados en las organizaciones, se ha producido una disminución de 1.761 personas. Solamente ha aumentado el número de trabajadores en y Médicos del Mundo (121), UNICEF (26) y Manos Unidas (5). Se observa que en Cruz Roja se han perdido 1.530 empleos, 317 en Cáritas, 41 en AECC, 15 en Intermón y 10 en Ayuda en Acción. Volviendo a recordar que se trata de una muestra no representativa de las entidades, se constata que la disminución de empleos coincide con la percepción cotidiana de reducción de puestos de trabajo y merma generalizada de las estructuras de gestión de las organizaciones del sector. Si existiese un mecanismo institucionalizado de registro de la información sería más sencillo contrastar las intuiciones con los datos.