La cualificación, protección frente al paro

by

La incidencia del desempleo no es homogénea por edades. En el gráfico 10 se observa que el colectivo más afectado es el de los jóvenes. Los hombres mayores de 25 años se encontraban en una situación de prácticamente pleno empleo antes de 2008, puesto que las tasas de paro se situaban cercanas al 5%. En la actualidad, estos colectivos han casi triplicado las tasas, acercándose al 20%. La situación de las mujeres era muy similar, de forma que antes de 2007 el desempleo afectaba a alrededor del 10% y ahora se ha duplicado.

Desde luego, las tasas de estos grupos son elevadas y han experimentado un vuelco en los últimos años, pero son los jóvenes quienes han sufrido más intensamente el brutal impacto de la crisis económica. Las tasas antes de 2008 ya se podían considerar elevadas, pues superaban el 20% en el caso de los menores de 20 años, pero después se han acercado al 40% en el caso de los que tienen entre 20 y 24 años y han alcanzado el 60% en el de los de 16 a 19 años, tanto los hombres como las mujeres.

Gráfico 10 – Evolución de la tasa de paro por sexo y grupos de edad. 1976-2011

C1-G10

Fuente: Elaboración Fundación Encuentro a partir de INEEncuesta de Población Activa, varios números.

El nivel educativo también es clave a la hora de explicar la evolución del desempleo. Cuanto mayor es el nivel educativo, mayores son las tasas de actividad y ocupación y, por el contrario, menor es la de paro. Hasta 2007, las diferencias en las tasas de paro por nivel educativo se podrían calificar como escasas, sobre todo en el caso de los hombres (gráfico 11). A excepción de los analfabetos, todos los hombres, independientemente de su nivel educativo, tenían tasas de paro inferiores a un 10%. A partir de 2007, todos los grupos sufren un gran incremento del desempleo, pero resulta especialmente intenso cuanto menor es el nivel educativo. Los hombres con Educación Primaria aumentaron su tasa de paro en 22,4 puntos, mientras que entre los que tenían segunda etapa de la Educación Secundaria se incrementó en 13,3 puntos y en menos de 5 puntos en los universitarios.

Gráfico 11 – Evolución de la tasa de paro por sexo y nivel educativo. 2000-2011

C1-G11

Fuente: Elaboración Fundación Encuentro a partir de INE, Encuesta de Población Activa, varios números.

En el caso de los jóvenes entre 16 y 19 años, hay que tener en cuenta que la gran mayoría de los que participan activamente en el mercado de trabajo tienen bajos niveles de estudios, lo que hace que se encuentren en una situación débil en momentos adversos. Es decir, a la juventud y a la falta de experiencia laboral se une un bajo nivel de cualificación y, por tanto, pocos recursos con los que hacer frente a las dificultades. Además, la mejora del nivel educativo de la población también agrava su situación relativa al tener que competir con otros jóvenes más preparados. Por otra parte, es necesario tener en cuenta que estos jóvenes ocupaban los puestos menos cualificados que, como ya se ha visto, son los que se han perdido en mayor medida puesto que, en muchos casos, están ligados a construcción e industria, los dos sectores más afectados por la crisis económica.