Extremadura: fin del “idilio” con el modelo autonómico

by

Extremadura: fin del “idilio” con el modelo autonómico | Informe España 2014

El porcentaje de ciudadanos que considera que la organización del Estado en comunidades autónomas ha funcionado bien o muy bien no dejó de aumentar desde mediados de la década de los años noventa hasta mediados de la década siguiente, donde alcanzó su punto máximo, con un 50% (gráfico 3). Los datos de 2010 (31%) y, sobre todo, de 2012 (16%) muestran también en este indicador un desplome espectacular. En 2005, los que tenían una opinión positiva sobre el funcionamiento del sistema autonómico multiplicaban por seis a los que tenían una opinión negativa. En 2012, estos últimos duplicaban a los primeros.

Gráfico 3 – “Y, en conjunto, ¿cómo diría Ud. que ha funcionado durante estos años la organización del Estado en comunidades autónomas?”. En porcentaje. 1996-2012

Gráfico 3 – “Y, en conjunto, ¿cómo diría Ud. que ha funcionado durante estos años la organización del Estado en comunidades autónomas?”. En porcentaje. 1996-2012 | Informe España 2014

Fuente: Elaboración Fundación Encuentro a partir de CIS (1996): Estudio 2.211: Barómetro; CIS (1998): Estudio 2.286: Instituciones y autonomías I; CIS (2002): Estudio 2.455: Instituciones y autonomías II; CIS (2005): Estudio 2.610: Barómetro autonómico; CIS (2010): Estudio 2.829: Barómetro autonómico II; y CIS (2012): Estudio 2.956: Barómetro autonómico III.

La desagregación de este indicador en las comunidades autónomas que estamos analizando permite apreciar algunos aspectos interesantes (gráfico 4). Curiosamente,. Esta última cifra sitúa a la comunidad extremeña al mismo nivel que Madrid y Andalucía, cuando en 2005 se apreciaban notables diferencias entre estas tres comunidades autónomas. Es igualmente interesante la comparación de la evolución en Cataluña y País Vasco. Ambas autonomías superaban en 2005 la media nacional en la valoración positiva comentada y sufrieron una fuerte reducción en 2010, que las situó por debajo de la media nacional. Sin embargo, los datos de 2012 muestran un comportamiento muy distinto: mientras Cataluña ahonda en su desplome, hasta situarse muy por debajo de la media nacional, País Vasco sufre una disminución mucho menor y se sitúa en cabeza entre las comunidades autónomas analizadas en la valoración positiva del funcionamiento del Estado de las autonomías. Su porcentaje (25%) es más del doble del que se registra en Cataluña (12%).

Gráfico 4 – Evolución de los que opinan que el funcionamiento de la organización del Estado en comunidades autónomas ha sido buena o muy buena por comunidades autónomas. En porcentaje. 2005-2012

Gráfico 4 – Evolución de los que opinan que el funcionamiento de la organización del Estado en comunidades autónomas ha sido buena o muy buena por comunidades autónomas. En porcentaje. 2005-2012 | Informe España 2014

Fuente: Elaboración Fundación Encuentro a partir de CIS (2005): Estudio 2.610: Barómetro autonómico; CIS (2010): Estudio 2.829: Barómetro autonómico II; y CIS (2012): Estudio 2.956: Barómetro autonómico III.

A diferencia de lo ocurrido en relación con la visión general sobre el funcionamiento del modelo autonómico, la valoración positiva de la gestión llevada a cabo por el Gobierno de cada comunidad autónoma, a juicio de los entrevistados en cada territorio, nunca ha alcanzado altas cotas: desde mediados de los años noventa hasta la mitad de los 2000, período en el que aumentó mucho la valoración positiva, se mantuvo en torno a un tercio la proporción de ciudadanos que valoraba como buena o muy buena la gestión de sus gobiernos autónomos (gráfico 5). Este porcentaje se redujo apreciablemente entre 2005 y 2012, pero en mucha menor medida que en el indicador de valoración general del modelo: éste perdió 34 puntos porcentuales (del 50% al 16%), mientras aquél cayó 17 puntos (del 33% al 16%).

Lo más llamativo, con todo, de los datos de este gráfico es el notable incremento del porcentaje de los que valoran negativamente la gestión de sus gobiernos autónomos: pasa de un 15% en 2005 a un 27% en 2010, para llegar a un 39% en 2012, prácticamente igualado con el porcentaje de los que la valoran como regular, tradicionalmente la opción más señalada.

Gráfico 5 – “En términos generales, ¿cómo calificaría Ud. la gestión que ha realizado el Gobierno de su comunidad autónoma durante los últimos dos años: muy buena, buena, regular, mala o muy mala?”. En porcentaje. 1996-2012

Gráfico 5 – “En términos generales, ¿cómo calificaría Ud. la gestión que ha realizado el Gobierno de su comunidad autónoma durante los últimos dos años: muy buena, buena, regular, mala o muy mala?”. En porcentaje. 1996-2012 | Informe España 2014

Fuente: Elaboración Fundación Encuentro a partir de CIS (1996): Estudio 2.211: Barómetro; CIS (1998): Estudio 2.286: Instituciones y autonomías I; CIS (2002): Estudio 2.455: Instituciones y autonomías II; CIS (2005): Estudio 2.610: Barómetro autonómico; CIS (2010): Estudio 2.829: Barómetro autonómico II; y CIS (2012): Estudio 2.956: Barómetro autonómico III.

Gráfico 6 – Evolución de los que opinan que la gestión que ha realizado el Gobierno de su comunidad autónoma durante los últimos dos años ha sido buena o muy buena, por comunidades autónomas. En porcentaje. 2005-2012

Gráfico 6 – Evolución de los que opinan que la gestión que ha realizado el Gobierno de su comunidad autónoma durante los últimos dos años ha sido buena o muy buena, por comunidades autónomas. En porcentaje. 2005-2012 | Informe España 2014

Fuente: Elaboración Fundación Encuentro a partir de CIS (2005): Estudio 2.610: Barómetro autonómico; CIS (2010): Estudio 2.829: Barómetro autonómico II; y CIS (2012): Estudio 2.956: Barómetro autonómico III.

También en este indicador, la desagregación por comunidades autónomas (gráfico 6) revela que Extremadura es, al igual que en la valoración del modelo autonómico, la autonomía que registra un mayor descenso, al pasar de un 46% en 2005 a un 15% en 2012. El cambio de Gobierno y de color político en el Ejecutivo en 2011 no supuso en 2012 una variación en esta profunda evolución a la baja. En Cataluña, sin embargo, tras la caída en 2010, se produce un aumento del porcentaje de quienes valoran positivamente la gestión del Gobierno de la Generalitat, el único caso entre las comunidades autónomas seleccionadas. Parece claro que, pese a los recortes llevados a cabo por el Gobierno de Artur Mas a partir de finales de 2010, el proyecto de profundización del autogobierno ha pesado más en la mejora de la valoración positiva de su gestión por parte de los ciudadanos catalanes. En el caso del País Vasco, en la importante bajada de 2010 respecto a 2005 puede haber tenido alguna influencia el cambio de gobierno en mayo de 2009, cuando por primera vez el PNV no ostentaba la Lehendakaritza. Comparando los datos de Cataluña y País Vasco, en 2012, en ambos indicadores podría afirmarse que en Cataluña la visión negativa es mayor respecto al funcionamiento del sistema autonómico en cuanto a la gestión del Gobierno autonómico, mientras que en el País Vasco –al igual que en el resto de las comunidades autónomas– ocurre lo contrario.