El protagonismo demográfico de los mayores

by

Uno de los procesos demográficos más destacados de las últimas décadas es, sin duda, el considerable aumento de la población de 65 y más años, los habitualmente considerados mayores. Como se puede apreciar en la tabla 1 en 2012 había en España más de ocho millones de personas con 65 y más años, lo que representaba un 17,4% de la población total. En apenas cinco décadas, desde 1960, su número absoluto se multiplicó por más de tres y su participación en la población total se duplicó.

La razón fundamental de este aumento se debe a la prolongación de la supervivencia, lo que ha acentuado el protagonismo del grupo de 80 años y más. En 1960, sólo un 1,2% de la población española se encuadraba en ese grupo de edad. En 2012, ese porcentaje se había multiplicado por más de cuatro (5,3%). Las proyecciones demográficas muestran que en torno a 2050 se duplicará el número de personas mayores y el de las muy mayores (80 años y más) lo hará ampliamente.

Esta evolución demográfica se está produciendo en todo el mundo, pero presenta unos perfiles más acentuados en Japón y en los países de la UE (gráfico 1). España se encuentra actualmente en una posición intermedia en la tasa de envejecimiento en el contexto de la UE, por debajo de países como Alemania, Italia, Portugal, Austria o Bélgica. Pero las previsiones para el año 2050 muestran que registrará el mayor incremento entre los países de la UE, con un aumento muy similar al de Japón, el país con el porcentaje más alto de personas mayores en el mundo.

Gráfico 1 – Evolución de la población de 65 y más años en algunos países. En porcentaje respecto a la población total. 2010-2050

G01

Nota: La estimación de población de 2050 corresponde a la variable fertilidad media.
Fuente: Elaboración Fundación Encuentro a partir de ONU, World Population Prospects: The 2012 Revision.

El análisis por comunidades autónomas y por hábitat muestra una geografía bastante diversa en el proceso de envejecimiento en nuestro país.
Por lo que se refiere a las comunidades autónomas (gráfico 2), casi todas las del Arco Mediterráneo y las islas se sitúan claramente por debajo de la media nacional, mientras que las de la Cornisa Cantábrica y las del interior peninsular (con la excepción de Madrid) la superan. Es llamativa la situación de las autonomías del cuadrante noroccidental (Asturias, Galicia y Castilla y León) y Aragón, con tasas de envejecimiento claramente por encima del 20%. Son comunidades autónomas que han sufrido en las últimas décadas muy bajas tasas de natalidad y un intenso proceso migratorio, que se combinan, como se verá, con una elevada esperanza de vida.

Gráfico 2 – Población de 65 y más años por comunidades autónomas. En porcentaje sobre la población total. 2012

G02

Fuente: Elaboración Fundación Encuentro a partir de INE, Padrón municipal de habitantes a 1 de enero de 2012.

Gráfico 3 – Población por grupos de edad y tamaño del municipio de residencia. En porcentaje. 2012

G03

Fuente: Elaboración Fundación Encuentro a partir de INE, Padrón municipal de habitantes a 1 de enero de 2012.

La variable hábitat (rural o urbano) marca diferencias mucho más notables que las registradas por comunidades autónomas. La tasa de envejecimiento en el mundo rural supera en once puntos a la del mundo urbano. No obstante, el indicador sintético del mundo rural esconde situaciones muy diversas. Al desagregarlo (gráfico 3) se observa que un 40% de los residentes en municipios de hasta 100 habitantes tienen 65 años y más, porcentaje que se reduce al 32,5% en los pueblos de 101 a 500 habitantes y al 25,4% en los de 501 a 2.000. En los pueblos de 5.001 a 10.000 habitantes, la tasa prácticamente se equipara a la del medio urbano.

El constante aumento del número de personas mayores –que se acelerará en las próximas décadas con la progresiva entrada en ese grupo de edad de las generaciones del baby-boom en nuestro país, los nacidos a partir de 1960–, junto con la disminución de la natalidad que ya se ha empezado a registrar desde el inicio de la crisis económica que estamos padeciendo, previsiblemente irá configurando una estructura de la población cada vez más cercana a una pirámide invertida, como se puede apreciar en el gráfico 4. Las proyecciones demográficas señalan que en 2042 el porcentaje de personas de 65 años y más doblará al grupo de 0 a 14 años.

Gráfico 4 – Evolución prevista de la población residente en España por sexo y edad. 2012-2042

G04

Fuente: Elaboración Fundación Encuentro a partir de INE (2012): Proyecciones de población a largo plazo.