El paseo saludable como actividad físico-deportiva

by

Aunque se trata de dos actividades separadas del marco federativo del deporte tradicional, el paseo y las actividades de recreación en la naturaleza constituyen un objeto de análisis imprescindible para examinar desde una perspectiva amplia y abierta los hábitos deportivos de la población residente en España. Por otro lado, el estudio de estas otras actividades física y deportivas no tiene nada de novedoso, toda vez que el paseo en el campo o la ciudad, así como la realización de actividades físicas y recreativas en entornos naturales, son actividades que realizaban amplios segmentos de la población mucho antes de que la Comisión Europea flexibilizara, en los años noventa del pasado siglo, la consideración de lo que es y debe considerarse deporte. Lo que hay de nuevo en estas formas seculares de realización de actividades físicas y recreativas en nuestras sociedades posmodernas es, precisamente, el carácter deportivo que las mismas han adquirido al incorporar en su intencionalidad, funcionalidad y usos muchos de los rasgos y motivaciones que acompañan a las prácticas deportivas convencionales.

Junto con una alimentación equilibrada, el paseo es una de las recomendaciones de salud más frecuentemente anunciadas por las autoridades sanitarias para contrarrestar los efectos perniciosos de la vida sedentaria, tan extendida en las sociedades actuales. A tenor de los resultados de las encuestas de hábitos deportivos puede decirse que esta recomendación tiene un elevado grado de seguimiento entre la población española (tabla 9).

En los últimos veinte años ha aumentado la proporción de personas que pasean para ejercitar su condición física. Así lo reconoce el 60% de los entrevistados, seis puntos más que en el año 2000 y dos más que en 1990. También se ha incrementado la frecuencia del paseo diario que ahora es del 61%, frente al 59% de hace veinte años, aunque ha descendido cinco puntos respecto al año 2000. Combinando ambos indicadores, puede decirse que un 36,6% de la población mayor de 15 años pasea todos o casi todos los días.

Tabla 9 – Evolución de la frecuencia con la que se pasea. En porcentaje. 1990-2010

1990
2000
2010
Pasea con el propósito de hacer ejercicio físico (1)
58
54
60
No
41
46
40
No contesta
1
0
0
Total
100
100
100
¿Con qué frecuencia suele hacerlo? (2)
Todos o casi todos los días
59
66
61
Dos o tres veces por semana
16
17
20
En los fines de semana
10
8
8
En vacaciones
3
1
1
De vez en cuando, cuando tiene tiempo y se acuerda
12
8
9
No contesta
1
0
1
Total
100
100
100

Notas: (1) La pregunta es “Independientemente de usted practique o no deporte, ¿suele andar o pasear más o menos deprisa, con el propósito de mantener o mejorar su forma física?”. (2) Esta pregunta sólo se hacía a los que habían respondido sí en la anterior.
Fuente: Elaboración Fundación Encuentro a partir de García Ferrando, M. (1991): Los españoles y el deporte (1980-1990). Un análisis sociológico. Ministerio de Educación y Ciencia; CIS (2000): Estudio 2.397. Los hábitos deportivos de los españoles (II); y CIS (2010): Estudio 2.833. Hábitos deportivos en España (IV).

El paseo saludable, sin embargo, no es una práctica cuya realización se distribuya de manera homogénea en el conjunto de la estructura social. Las mujeres pasean con mayor frecuencia que los hombres (63% frente al 56%) y la gente mayor más que los jóvenes (71% entre la población de 55 a 64 años frente al 46% entre la de 15 a 24 años). Sin embargo, ni la condición socioeconómica ni el nivel de estudios parecen afectar al hábito del paseo, pues son muy similares los porcentajes entre la población con estudios primarios (60%), con estudios universitarios (61%), así como entre la clase alta/media alta (60%) y los obreros cualificados y no cualificados (61%). Se puede concluir, por tanto, que el paseo, como no podía ser de otro modo, es un hábito de acceso universal y frecuente práctica en la sociedad española.