Dinámica empresarial y supervivencia

by

Un factor a tener en cuenta en el análisis de los efectos de la crisis es la estructura de las empresas españolas. Su tamaño es una variable clave que explica comportamientos diferenciados entre las empresas. Una de las características de las empresas en España es el predominio de pymes y micropymes, rasgo común a muchos países europeos.

Los datos del Directorio Central de Empresas muestran que durante la última década el porcentaje de empresas con menos de 10 trabajadores se ha mantenido estable en torno al 94% y más de la mitad no tenía ningún trabajador.

El número de empresas en 2011 ascendía a 3.250.576, un 29,1% más que once años antes (gráfico 14). El máximo se alcanzó en 2008, con 3,4 millones de empresas (un 35,9% más que en 1999). El proceso de destrucción de empleo en los tres últimos años ha ido acompañado también de una reducción en el número de empresas.

Hasta 2008, el clima económico favoreció tanto la aparición de nuevas empresas como la permanencia de las existentes, de forma que el número de empresas crecía de forma sostenida. Con la excepción de 2002, las altas aumentaron hasta 2008 a un ritmo elevado, mientras que las bajas se mantenían estables en torno a las 250.000 anuales. En consecuencia, el número de empresas crecía a una tasa de un 3%-4% anual.

El cambio de tendencia (descenso en el número de altas y aumento en el de bajas) se observa ligeramente en 2008  y con claridad en 2009. En este año, las altas se reducen un 18,7% y las bajas aumentan un 23,5%, con el resultado de un descenso del 1,9% en el número total de empresas. Se puede apreciar que las bajas, que se habían mantenido relativamente constantes en torno a las 250.000 por año, se elevan hasta alcanzar las 400.000 en 2010. De hecho, en los tres últimos años el número de bajas supera al de altas, un balance negativo que hace que se reduzca el número total de empresas.

Gráfico 14 – Evolución del número de empresas, de las altas y de las bajas. En miles. 1999-2011

C1-G14

Fuente: Elaboración Fundación Encuentro a partir de INE: Directorio Central de Empresas (DIRCE), varios años.

Esta evolución de las altas y las bajas de las empresas ha sido sustancialmente distinta en función de la rama de actividad. En la tabla 9 se puede observar que una destaca sobre las demás: las “Actividades inmobiliarias”. En 2007, el número de altas en este sector triplicaba el existente en 1999. En ese mismo período, también las bajas crecieron, situándose por encima del resto de actividades. Sin embargo, este proceso no tuvo la misma intensidad, de forma que el número de empresas de actividades inmobiliarias se multiplicó por tres, pasando de 71.405 en 1999 a más de 237.325 en 2008. Esta rama suponía un pequeño porcentaje del total de empresas en 1999, un 2,8%, porcentaje que llegó al 7% en 2008. La magnitud de su crecimiento da una idea muy clara de la intensidad de la burbuja inmobiliaria en nuestro país.

Tabla 9 – Evolución de las altas y las bajas de empresas por ramas de actividad. En números índice. Base 1999=100. 1999-2011

 
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
Altas
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Industria
94,3
93,8
86,3
81,3
76,5
74,6
72,6
79,8
81,6
79,7
Construcción
108,0
115,5
114,0
124,9
138,4
136,6
167,6
179,7
159,1
107,6
Comercio
98,8
97,3
90,7
92,7
94,9
95,6
95,6
91,2
91,6
84,1
Hostelería
103,8
98,5
96,1
101,2
110,1
101,3
103,8
102,0
105,2
102,0
Transporte
100,4
94,4
93,6
91,1
91,1
98,3
106,3
118,0
111,2
84,6
Intermediación financiera
113,2
111,8
90,6
106,0
101,2
96,0
114,0
117,6
138,2
115,5
Actividades inmobiliarias
99,8
107,5
103,6
119,7
147,2
211,6
274,6
296,1
229,0
127,5
Actividades empresariales
98,2
103,0
95,9
103,0
111,9
107,4
123,9
125,5
127,5
91,7
Educación
105,1
103,0
92,7
96,0
107,4
119,9
128,6
134,2
132,4
135,7
Sanidad
100,8
100,2
91,4
92,4
91,5
100,5
107,7
108,5
110,9
107,5
Otros servicios
111,1
100,3
100,0
103,7
117,9
128,7
143,9
150,4
156,0
148,8
Total
101,6
101,7
96,4
101,2
108,0
110,3
122,4
125,7
121,2
98,5
Bajas
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Industria
83,8
85,2
80,8
75,6
65,6
67,9
80,7
63,0
70,2
83,1
Construcción
86,7
97,3
98,4
102,9
101,7
107,3
135,2
129,2
174,3
303,6
Comercio
87,1
88,4
86,0
77,9
71,6
73,3
83,4
72,2
83,9
87,8
Hostelería
84,2
89,7
88,3
81,7
77,2
89,6
88,2
82,1
91,1
90,8
Transporte
90,3
96,6
82,2
78,1
73,3
74,8
90,6
76,7
88,8
96,4
Intermediación financiera
103,7
117,0
133,4
92,1
79,4
84,7
92,3
91,2
120,0
143,2
Actividades inmobiliarias
107,1
122,7
123,4
121,9
134,5
120,5
158,7
137,5
257,1
385,2
Actividades empresariales
96,0
96,7
94,3
86,9
86,0
82,6
95,7
89,2
116,3
136,8
Educación
106,3
121,1
117,7
102,7
103,9
98,4
110,7
108,3
130,7
139,6
Sanidad
92,2
94,9
98,7
80,0
76,8
68,6
75,4
71,1
88,3
106,6
Otros servicios
91,3
90,9
90,3
89,8
91,2
102,4
116,7
110,4
138,7
148,9
Total
89,1
93,0
90,8
84,6
80,5
83,3
95,6
86,1
106,8
131,9

Fuente: Elaboración Fundación Encuentro a partir de INEDirectorio Central de Empresas (DIRCE), varios años.

Otra de las ramas de actividad que ha tenido un crecimiento intenso en el período de análisis ha sido la “Construcción”, que pasó de suponer el 10,8% del total de las empresas al 14,6%. Su dinámica ha sido muy similar a la de las “Actividades inmobiliarias”, puesto que ambas están muy relacionadas. En 2007 había casi un 80% más de empresas que en 1999, mientras que en 2009 se volvió al nivel del año 2000. Las bajas, que entre 1999 y 2005 eran un número muy estable, empiezan a aumentar en 2007, alcanzando su máximo en 2009.

En definitiva, estos datos relacionados con la dinámica empresarial muestran que el crecimiento del número de empresas vinculadas a la “Construcción” y a las “Actividades inmobiliarias” alcanzaba cifras no registradas en ningún otro sector antes de 2007, por lo que dichas ramas estaban sobrerrepresentadas en la economía española. Entre 2007 y 2009, el ajuste que se ha producido vuelve a situar a estos sectores en niveles aún por encima de la situación del año 2000 pero, sin duda, menores a los registrados en 2007.